«PUERTAS»

Karin Alday Inzunza
Presidenta Corporación de Mujeres Periodistas y Comunicadoras de La Araucanía

Ante el alarmante aumento de la violencia intrafamiliar, relacionado al encierro obligatorio que están viviendo las familias chilenas debido a la pandemia de Covid-19, que tuvo como triste ejemplo a un mes de iniciada la pandemia a la comuna de Providencia, con un aumento del 500 por ciento de las denuncias por este motivo, como COMUNICA consideramos imprescindible visibilizar de manera potente y decidida esta realidad y poner el tema en agenda, además de llegar con un mensaje de alerta a las miles de mujeres que se encuentran en esta grave situación.

Pero ¿Cómo hacerlo? ¿Cómo poder llegar a miles de mujeres de una manera masiva y efectiva? La respuesta es sencilla, usemos las redes sociales, ¿pero cómo hacer que el mensaje destaque entre tanta información que nos bombardea diariamente?, entonces pensamos en una campaña distinta, simbólica y que tuviera relación con el delicado tema de la violencia de género, fue entonces cuando pensamos que las protagonistas gráficas de nuestra campaña debían ser puertas.

¿Por qué Puertas? Las puertas representan de manera muy simbólica a las familias chilenas, a través de ellas quisimos expresar que la violencia hacia la mujer es un tema transversal, que afecta desde familias muy vulnerables hasta las familias más acomodadas. Así también, se trata de un problema grave, que generalmente ocurre “a puertas cerradas”, por lo que nuestro mensaje es a abrir esas puertas y escapar de esa triste realidad.

La puesta en marcha de nuestra campaña coincidió con un hito muy importante a nivel nacional, que fue el lanzamiento por parte de Anmpe, del Manual de Género para Periodistas, donde entre otros aspectos importantes se pide a los profesionales del periodismo y medios, mejorar el tratamiento en cuanto a noticias sobre violencia y femicidios. Así, procurar siempre dar el contexto necesario que permita una comprensión adecuada de estos hechos y considerar el papel que tienen los medios como agentes de cambio cultural para poner freno a las conductas violentas, nos parece de una tremenda urgencia para comenzar a cambiar la visión de la sociedad sobre este grave flagelo.

Por ello también celebramos el nacimiento de este manual, ya que estamos de acuerdo en que la violencia contra las mujeres no es un hecho policial cualquiera, por lo que es importante, por ejemplo, no minimizar ni justificar la actuación del agresor, cuidando de no poner antecedentes de la vida íntima de la víctima, así como tampoco entregar un enfoque que de alguna manera pudiese justificar la agresión, como lamentablemente ocurre en muchos medios nacionales e internacionales.

Son varios los desafíos en el ámbito periodístico para comenzar a el cambio cultural necesario para disminuir la violencia hacia la mujer, por lo pronto, si ven por ahí, en internet una puerta con un mensaje pintado en graffiti, compártanlo, nunca sabremos si una simple puerta pueda salvar la vida o la dignidad de una mujer.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *